Dolor intercostal

El dolor intercostal

El dolor intercostal es una neuropatía de compresión de un nervio intercostal. En diversas ocasiones sentimos dolor en la región costal y torácica, sensación tipo calambre, que se puede asemejar a la fisiopatología de una ciática. Actualmente el dolor intercostal es un padecimiento muy común donde se ven comprometidas personas de diferentes edades.

En diferentes ocasiones, por desconocimiento y tratarse de un área aledaña al hueso, se presume que es un dolor y por esta razón no puede tratarse llevando a soportar sin más solución.

¿A qué se debe el dolor intercostal?

  • Excesiva tensión del diafragma.
  • Bloqueos de las vértebras dorsales y de las costillas.
  • Actitudes posturales incorrectas y/o mantenidas en el tiempo.
  • Enfermedades respiratorias, tales como alergias o catarros muy fuertes que produzcan estornudos muy violentos y dificultad al respirar.

¿Qué síntomas provoca el dolor intercostal?

Cuando se padece de dolor intercostal el paciente nota una molestia continua con episodios paroxísticos, donde desencadena por la respiración profunda, tos, movimientos de tronco, entre otros.

Por ello, se puede decir que el síntoma principal es un dolor que se propaga a lo largo de la costilla (neuralgia), y se puede dar tanto en la región costal derecha e izquierda.

¿Cuándo notará el dolor intercostal?

El dolor se podrá padecer principalmente:

  • Al flexionar el tronco (doblarse hacia delante).
  • Cuando respiramos, tosemos, estornudamos o reimos.
  • Al mover los brazos.

Tratamiento para este tipo de dolencia

El tratamiento del dolor intercostal se debe enfocar en la reducción del tono en la musculatura realizando diferentes técnicas de movilización del raquis torácico.

Dicha técnica ofrece tanto la movilización y la liberación de las articulaciones encontradas entre costillas y vértebras, y entre costillas y esternón, a través de la osteopatía estructural y osteopatía visceral.

Además, de las técnicas de movilización y liberación se puede realizar un vendaje funcional de la región costal para ejerces la reducción de la sintomatología. Existen centros médicos que disponen de profesiones calificados para ofrecer el tratamiento para este tipo de patología.

También, para lograr la mejoría de esta dolencia se aconseja seguir las recomendaciones que se darán a continuación:

Se recomienda disminuir el sedentarismo e implementar hábitos deportivos que mejoren el estiramiento de las estructuras musculares, ligamentosas, tendinosas, fasciales.

Logrando con dichos ejercicios el aumento del tono muscular en la zona intercostal. Un tipo de práctica altamente recomendable es la del método Pilates, tanto en máquinas como en suelo.

Por consiguiente, se recomienda la correcta higiene postural siendo este punto de vital importancia ya que adoptar una postura corporal idónea, logra que evite descompensaciones corporales.

La quiropráctica como solución a este tipo de patología

Si necesita ayuda para la corrección de la postura existen centros con quiroprácticos especializados, que brindan con clases reducidas de control postural, donde se aprender a conocer tu cuerpo y ser consciente de tu postura, para poder cambiarla.

Desde este artículo recomendamos la quiropráctica como solución alternativa. Ayudará a mejorar su calidad de vida a través de técnicas especializadas donde se obtiene la disminución de las molestias padecidas por este dolor mejorando así su día a día.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Salir de la versión móvil